Sapo verde

sapo verde

Normalmente, cuando pensamos en un sapo, nos imaginamos un anfibio de color marrón oscuro, grande y rechoncho. Pero seguro que jamás imaginarías que fuera de color verde. Y sin embargo, dentro de estos animales, existe el sapo verde. De hecho, hay un cuento infantil en el que se habla de un sapo de color verde, que es besado por una princesa y se convierte en príncipe.

No sabemos si este es realmente el mismo o no, pero si te ha entrado la curiosidad por saber cómo es un sapo verde, dónde viven, cuál es la alimentación que siguen o el tipo de reproducción, entonces podemos ayudarte. Hoy te hablamos de este anfibio tan poco conocido.

Características del sapo verde

Características del sapo verde

El sapo verde, de nombre científico Bufotes viridis, es un anfibio que alcanza los 8-9 centímetros de longitud en el caso de los machos, y un par de centímetros más en las hembras. Son animales que,pese a no ser pequeños, sí que, comparándolos con otros sapos, como el común, su tamaño es bastante menor.

Se caracteriza, como su nombre indica, en una piel gris brillante u oliva con manchas de color verde claro, irregulares y dispersas por todo su cuerpo, aunque no las encontrarás en la zona del vientre, que es más de color blanco o blanco sucio. Además, su piel está cubierta de verrugas.

La cabeza, al contrario que otros sapos, es más larga y menos ancha de lo normal. De ella sobresalen los ojos, que son prominentes y tienen un iris verde-amarillo con algunas motas en color negro. Además, las pupilas son elípticas y horizontales. Justo detrás de ellos tiene glándulas paranasales prominentes y también los tímpanos, que son bastante visibles.

Artículo relacionado:
Sapo partero común

En el caso de los machos, disponen de un saco vocal en la zona de la garganta que son capaces de inflar o desinflar a su antojo.

Con respecto a sus patas, como viene siendo habitual en los sapos, las traseras son mucho más largas que las delanteras, estas más gruesas y con callosidades en los tres primeros dedos solo. De hecho, sus dedos son cortos, y tanto el segundo como el cuarto son de tamaño igual, mientras que el más largo es el tercero y después el primero.

El comportamiento del sapo verde

El comportamiento del sapo verde

El sapo verde es un anfibio que le gusta estar casi todo el tiempo en el agua. Pero eso no quiere decir que no lo veas en la tierra; es habitual que, por el día, esté escondido bajo la tierra, excavando él mismo un agujero o aprovechando los que encuentre.

Además, hiberna, bien en solitario o en grupos. Lo hace siempre fuera del agua y su duración depende sobre todo del lugar en el que viva así como de la temperatura. Por ejemplo, en la zona sur no suele hibernar, pero sí en el norte.

Hábitat

El sapo verde se puede encontrar sobre todo en Europa, en la parte continental, así como en Asia y, algunas especies, en el Norte de África. A pesar de que muchos creen que también es oriunda de España, lo cierto es que muchas veces se la confunde con la Bufotes balearicus, aunque en realidad no es igual.

Le gusta vivir en áreas diversas. Es decir, que igual puedes encontrártelo en zonas montañosas, que en el desierto, o en zonas urbanas. Dependiendo de esto, pueden desarrollar un color u otro, tanto en las manchas como en su diseño.

La alimentación

La dieta de un sapo verde consiste sobre todo en invertebrados, tales como hormigas, insectos terrestres, arañas, larvas de mariposa, ácaros, garrapatas, etc.

Dependiendo del estado en que se encuentre, si es larva, un ejemplar joven, o adultos, su alimentación cambia. En el primer caso, su comida se basa en el plancton y vegetales que encuentran en el agua, si bien conforme crecen pueden alimentarse de larvas más pequeñas.

Tienen predilección por presas que caminan por el suelo, aunque no les hacen asco a otros animales. Por ejemplo, en primavera suelen decantarse por invertebrados acuáticos o por insectos voladores pequeños (moscas, mosquitos…).

En cuanto a su forma de cazar, se apoyan en su lengua, larga y bastante pegajosa, que son capaces de lanzar hacia sus presas sin tener así que estar cerca de ellas para capturarlas. Una vez la lengua hace contacto con el insecto este queda pegado a la lengua y lo atrae a su boca, donde gracias a sus fuertes mandíbulas termina de controlarlo para comérselo.

La reproducción del sapo verde

La reproducción del sapo verde

El sapo verde no es un anfibio muy sibarita en cuanto a la reproducción se refiere. Siempre que haya un lugar con agua, podrá reproducirse, lo que implica que puede hacerlo en zanjas, charcos, tanques, estanques, pantanos… Eso sí, nunca va a meterse en aguas de más de medio metro, pero le dará igual que sea agua salada o dulce.

En cuanto a su periodo reproductivo, este va a depender sobre todo de la temperatura del agua. Y es que requiere de que sea al menos de 10 grados. Por eso, se estima que la reproducción empieza a partir de los meses de abril o mayo. En ese momento, los machos sufren una pequeña transformación; los llamados callos especiales. Estos le salen en las extremidades anteriores y le servirán para agarrarse a la hembra y así no resbalarse.

La llamada de la hembra comienza sobre todo al atardecer, cuando los machos empiezan a llamarlas con distintos sonidos y resonancias con el objetivo de atraerlas.

Al igual que con otros anfibios, el apareamiento tiene lugar mediante un amplexus. En ese momento la hembra podrá poner entre 5000 y 15000 huevos dispuestos en cordones pares y en grupos. Tienen una textura gelatinosa ya que, de esa manera, quedan protegidos. En total, puede pasar tres días desde que los fertilizan hasta que los dejan.

Por su parte, los renacuajos son de un tamaño grande comparándolos con otros, 3 mm cuando nacen y 5 centímetros cuando pasan unas semanas. Se alimentan de detritus y algas, pero también de animales muertos, plantas, crustáceos pequeños, etc.

Tras los dos meses, empiezan el proceso de metamorfosis, dejando el agua para pasar a la tierra. Es decir, aproximadamente entre los meses de julio y agosto comienzan a transformarse en individuos jóvenes, alcanzando los 5-6 centímetros de longitud.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*