Serpiente de herradura

Características de la serpiente de herradura

España tiene algunas especies que pueden ser desconocidas para muchos. Eso es lo que ocurre con la serpiente de herradura, un tipo de reptil que se encuentra en muy pocos lugares, siendo uno de ellos la Península Ibérica.

Si quieres saber más sobre las características de la serpiente de herradura, dónde habita, el tipo de alimentación que tiene así como su reproducción, hemos elaborado esta ficha para que puedas tener todo ese tipo de información y mucho más.

Características de la serpiente de herradura

La serpiente de herradura, también conocida como culebra herradura, de nombre científico «Hemorrhois Hippocrepis», es un reptil que puede alcanzar desde un metro a 156 centímetros aproximadamente (algunas son capaces de pasar de ese tamaño a los dos metros). Tiene un cuerpo muy bien definido y estilizado, con una cabeza puntiaguda y una cola larga y delgada. Debido a eso, es de las más ágiles y rápidas que existen en el reino animal, capaz incluso de subirse en los árboles o arbustos en busca de aves o nidos.

De color amarillo en la zona de la cabeza y el dorso, con manchas negras, lo normal es que tenga tonalidad oscura principalmente como puede ser marrón, pardo o negro, con manchas negras, blancas, amarillas o cremas. Además, tiene una especie de dibujo, con círculos o con formas curiosas que llaman la atención a lo largo de todo su cuerpo. Pero el motivo por el cual se la llama serpiente de herradura es debido a una mancha en la parte posterior de la cabeza, que parece una herradura que le rodea la nuca (tiene forma de U con el vértice por delante).

Su cuerpo, bastante grande y robusto, tiene escamas dorsales lisas. En concreto, hablamos de entre 25-27 hileras en la mitad del cuerpo, mientras que las ventrales suben hasta 250; y las subcaudales de la cola a 110.

En cuanto a su sexo, lo cierto es que es muy complicado distinguir una serpiente de herradura macho de una hembra. Sin embargo, los expertos comentan que el macho tiende a ser de tamaño mayor, así como a tener una cabeza más ancha que la hembra, al igual que ocurre en la cola, que es más larga.

Artículo relacionado:
Serpiente verde

Por su parte, las hembras tienen más escamas ventrales que el macho.

A pesar de que es una serpiente inofensiva, eso no quiere decir que no sea agresiva, sobre todo cuando se siente en peligro. Además, es capaz de segregar una sustancia de olor muy desagradable para que los atacantes desistan de acercarse a ella. Ahora bien, en caso de que te muerda, sí es dolorosa la herida, aunque no entraña ningún peligro para tu salud.

Hábitat

Hábitat serpiente de herradura

La serpiente de herradura se encuentra sobre todo en la mitad sur de España. Por el oeste, es capaz de llegar hasta la zona de Cataluña, pero en el caso del sur, no avanza más allá del Sistema Central. Sin embargo, también se conoce en la zona de Baleares así como en la estepa subdesértica subsahariana y en países como Túnez o Libia.

Su hábitat principal es una zona seca como matorrales, bosques secos, zonas pedregosas, etc. Pero que a la vez también tengan algo de humedad porque es importante para la reproducción de esta serpiente.

Según el Catálogo andaluz de especies amenazadas y el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, la serpiente de herradura, si bien no está incluida como en peligro de extinción o sensible a la alteración de su hábitat, o incluso vulnerable, sí lo está como de «interés especial» debido a que, por su valor científico, cultura, ecológico o singularidad son importantes y no deberían extinguirse ni entrar dentro de ese tipo de especies.

La alimentación de la serpiente de herradura

La alimentación de la serpiente de herradura

La serpiente de herradura es un animal muy activo por el día. Por eso, es capaz de alimentarse de una gran variedad de animales. Ahora bien, hemos de decir que siente cierta predilección por unos cuantos como son las lagartijas, serpientes (es capaz de comerse a otras de su misma especie además de a otras extrañas), roedores, aves, etc.

Su forma de atacar es utilizando su propia cola a modo de látigo. De esa manera, golpea a sus víctimas para poder morderlas a continuación y así inmovilizarlas y conseguir su objetivo, que no es otro que comérsela. En realidad, no mata a su alimento mordiéndolo o haciendo que se desangre, sino que se enrosca en el cuerpo para constreñirlo de tal forma que lo llega a ahogar antes de iniciar el proceso para comerlo.

Artículo relacionado:
Serpiente voladora

Por supuesto, también esta forma de ataque es la que utiliza cuando se ve acosada o algún otro animal la ataca. De hecho, pueden responder al ataque de otras especies más grandes ya que presentan batalla si se ven en peligro (en lugar de huir).

La reproducción de la serpiente de herradura

La reproducción de la serpiente de herradura

La serpiente de herradura es un reptil que pasa por un periodo de celo. Este aparece normalmente entre los meses de abril y junio, momento en el que el animal se reúne con otros. ¿Su objetivo? Aparearse.

Una vez tiene lugar el encuentro, la hembra tarda aproximadamente unos 28 días después de la cópula en hacer la puesta. En ese tiempo, se dedica a buscar un lugar seguro para hacerlo, ya que requiere, no solo que sea un lugar donde no se le moleste, sino también que sea húmedo y al mismo tiempo soleado. Por ello, escoge lugares en troncos podridos, debajo de piedras grandes o incluso en madrigueras de roedores que han sido abandonadas (o bien se los come antes para hacer sitio a su «hogar»).

En cuanto a la puesta, la serpiente de herradura pone entre 4 y 10 huevos de color blanco y forma alargada, además de gomosos. De hecho, cuando se ponen se quedan pegados unos a otros. En ese momento, entra en juego la incubación. Esta tiene lugar durante 50-70 días.

Artículo relacionado:
Serpiente terciopelo

Una vez rompen el cascarón, las serpientes «jóvenes» tendrán un tamaño de entre 33 y 40 centímetros. Esto hace que sean «grandes» y que necesiten alimentarse de invertebrados, lagartijas, roedores bebés, etc. Su crecimiento es rápido y en poco tiempo alcanzan la talla de sus progenitores.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*