Serpiente pitón

características de la serpiente pitón

La serpiente pitón no es venenosa, a pesar de que se piensa que sí. Son animales que cazan mediante la constricción de sus presas.

Si quieres conocer cómo es la serpiente pitón, qué tipos hay, dónde vive, y más datos, no dudes en echarle un vistazo a lo siguiente.

Características de la serpiente pitón

La serpiente pitón, de nombre científico Pythonidae, es una serpiente constrictora que puede llegar a alcanzar una longitud de entre 1 y 8 metros. De hecho, las pitones tienen el récord Guinness al ser las serpientes más largas que hay. Su peso, sin embargo, no es tan elevado como se podría pensar, ya que están entre 100 y 500 gramos solamente. Esto les permite subirse a los árboles o a cualquier superficie vertical.

El color de la serpiente pitón no es único, sino variado. Puedes encontrar serpientes de esta especie en tonos amarillos o incluso pardos y en toda esa paleta de color que hay entre ellos.

Otra de las características de una pitón es la existencia de unos «órganos termoreceptores». Se trata de un sistema que tiene para encontrar fuentes de calor cerca de donde está, tanto por el día como por la noche, cuando no puede utilizar su vista.

Además, también dispone de una serie de espolones, que están situados cerca de su vientre y que le ayudan a la hora de reproducirse.

La esperanza de vida de la serpiente pitón es bastante elevada, más que otras serpientes, ya que es capaz de vivir hasta los 20 años en cautividad.

La diferencia entre una serpiente pitón y una boa

Es habitual confundir a una serpiente pitón con una boa, cuando en realidad, aunque físicamente puedan parecer similares, no lo son.

De hecho, la primera diferencia que encuentras está relacionada con los colmillos de ambas. En el caso de la serpiente pitón, esta dispone de una serie de dientes en la parte superior de la boca. Sin embargo, en el caso de la boa, carece de ellos.

Además, con respecto a la reproducción, hay una gran diferencia entre ellas. Por un lado, la pitón lo que hace es poner huevos de los que va a salir su descendencia; por otro, la boa, a la hora de reproducirse, lo hace dando a luz las crías.

Hábitat

La gran mayoría de especies de serpiente pitón están ubicadas en Australia, Asia y África, estas dos de manera mínima y solo para unas familias concretas.

Les gusta vivir en zonas de gran vegetación y cerca de ríos o lagos. Además, son capaces de subirse a los árboles o de hacerse con madrigueras que han sido abandonadas.

Tipos de pitones

Tipos de pitones

En el mundo pueden llegar a existir más de 40 tipos de pitones. Todas ellas se agrupan en varios grupos, que son:

  • Antaresia. Presente en Australia y Nueva Guinea. De esta especie se reconocen cuatro especies: Antaresia childreni, maculosa, perthensis y stimsoni.
  • Aspidites. Se ubican sobre todo en Australia y son solo dos especies, Aspidites melanocephalus y ramsayi.
  • Bothrochilus. Se la conoce también como pitón de labios blancos, pitón de agua de D’Albert o pitón de D’Albertis. Se ubica en Nueva Guinea y se le reconocen en total 7 especies: Bothrochilus albertisii, bennettorum, biakensis, boa, fredparkeri, hoserae y huonensis.
  • Liasis. Se encuentra en Wallacea, Nueva Guinea y Australia, y está compuesta por cuatro especies: Liasis fuscus, mackloti, olivaceus y papuana.
  • Malayopython. Con solo dos especies, Malayopython reticulatus y timoriensis, se puede encontrar en Wallacea y en el sudeste de Asia.
  • Morelia. De Australia y Nueva Guinea, las especies que engloban son: Morelia Bredli, carinata, spilota y viridis.
  • Python. Es la familia de pitones más grande que existe, ya que engloba a 10: Python anchietae, bivittatus, breitensteini, brongersmai, curtus, kyaiktiyo, molurus, sebae, regius y sebae. Son serpientes que viven en Wallacea, el sudeste de Asia y también en África.
  • Simalia. También de Australia, Wallacea y Nueva Guinea, comprende 7 especies: Simalia amethistina, boeleni, clastolepis, kinghorni, nauta, oenpelliensis y tracyae.

La alimentación de la serpiente pitón

La alimentación de la serpiente pitón

La dieta habitual de una serpiente pitón es de animales, como pueden ser aves, reptiles o roedores, así como anfibios o incluso peces. Hay también una variedad en cuanto al tamaño de su víctima ya que normalmente suelen comer piezas pequeñas pero las más grandes son capaces de presentar batalla con animales más grandes, como pueden ser jabalíes, cerdos, gatos, gacelas, etc.

A la hora de comer, debido a que no tiene veneno, lo que hace es atrapar a su presa clavándole los colmillos y enroscándose en su cuerpo para apretarlo al punto de impedirle que les llegue aire a los pulmones (o de soltarlo), asfixiándole en cuestión de minutos. A pesar de que algunos comentan que las presas también tienes problemas de circulación y que por eso mueren, lo cierto es que la causa principal de muerte por ataque de una serpiente pitón es la asfixia, que llega antes que un colapso de la circulación.

Una vez su víctima está muerta, entonces procede a comérsela, introduciéndosela por completo y buscando un lugar tranquilo para poder hacer la digestión. Esta durará desde unos días (si la comida ha sido de tamaño pequeño), o varias semanas (si ha sido grande).

Reproducción de la serpiente pitón

La serpiente pitón se reproduce de manera ovípara, es decir, poniendo huevos. Esta forma de reproducción es la más habitual en las serpientes. Es decir, se produce un apareamiento entre los dos géneros, macho y hembra, y después se separan. Es la hembra la que se encarga de buscar un lugar donde hacer la puesta, que puede ser de entre cuatro y doce huevos.

Una gran diferencia con respecto a otras serpientes es el hecho de que, una vez hecha la puesta de huevos, la serpiente se enrolla alrededor de los huevos, acogiéndolos a todos con su cuerpo. Esto lo hace para darles calor pero, como sabes, ni la serpiente pitón ni ninguna otra tienen calor corporal, son ectotermos, por lo que utiliza un mecanismo especial para conseguirlo. Lo que hace es provocar contracciones y espasmos en su cuerpo de tal manera que eleva su propia temperatura y le ayuda así a incubar bien los huevos. Durante 60-90 días, estarán acompañando a los huevos y cuidándolos.

Los huevos no se romperán hasta que no pase una media de 16 semanas, y las crías pueden tener un tamaño aproximado de 40 centímetros.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*