Salamandra gigante china

Cómo es la salamandra gigante china

Uno de los animales más longevos del reino animal que aún existen hoy día es la salamandra gigante china, que data de hace 300 millones de años.

Si bien se encuentra en peligro de extinción, conocerla puede ayudar a que se proteja su especie para que no se extinga. Por eso, conoce cómo es, dónde vive, qué come y cuáles son las amenazas que merman su población.

Cómo es la salamandra gigante china

La salamandra gigante china, también conocida por su nombre científico, Andrias Davidianus, es un anfibio y salamandra muy rara y antigua. Se considera el anfibio más grande del mundo. Y es que puede alcanzar los 1,8 metros y pesar 64 kilos.

Físicamente, este animal tiene una cabeza grande y aplanada con unos ojos muy pequeños y sin párpados que se sitúan en la parte de arriba. Su hocico es redondeado y posee un buen sentido del olfato, así como del tacto. Su mandíbula es bastante fuerte y grande.

Artículo relacionado:
Salamandra roja

Tiene una piel áspera y arrugada, pero sin escamas ni branquias, por lo que respira a través de su piel emergiendo del agua cada pocos minutos para tomar oxígeno y expulsar dióxido de carbono. Esta suele ser de color marrón oscuro (casi negro), negro, verde o con algunas manchitas. Toda la piel es húmeda y ancha, de tal forma que parece sobrarle una parte de ella, sin embargo, lo utiliza para camuflarse en el fondo de su hábitat o para poder nadar de manera más sinuosa.

El cuerpo de la salamandra gigante china es alargado hasta terminar en una cola. Tiene cuatro extremidades muy cortitas, pero con las que es capaz de nadar y mantener el equilibrio.

Cuál es su hábitat

Hábitat de la salamandra gigante china

Tal y como se establece en su nombre, este urodelo es originario de China. De hecho, muchos expertos consideran que es un ‘fósil viviente’ debido a que su aparición data de hace 300 millones de años, y aún está entre nosotros. Si bien se encuentra en peligro de extinción.

Concretamente, la salamandra gigante de China se establece por las montañas de China, así como en zonas de los ríos Amarillo, Perla, Yangtze… También ha habido avistamientos de esta salamandra en el Monte Wuyi.

Le gustan las zonas de agua fría, ya sean arroyos, ríos, lagos, afluentes, etc. Normalmente se esconden en cuevas profundas y oscuras, fuera del alcance del hombre (razón por las que han existido hasta nuestros tiempos). Buscan sobre todo zonas oscuras, con fango, frías, y donde haya huecos, grietas o se hayan formado túneles en las rocas bajo las profundidades del agua.

Artículo relacionado:
Salamandra rabilarga

Qué come la salamandra gigante china

La salamandra gigante china es carnívora y se alimenta de otras especies del agua en la que vive, ya sean gusanos, cangrejos, peces, insectos, caracoles. Incluso es capaz de devorar a otras salamandras que sean más pequeñas que ella.

Su forma de alimentarse es nocturna ya que espera a la noche para mimetizarse con el agua y la poca visibilidad que hay. Como tiene buenas habilidades para cazar y moverse a oscuras, bajo el agua, es capaz de encontrar a sus presas y alimentarse de ellas. Para ello, lo que hace es aprovecharse de los sentidos del olfato y el tacto, ya que sus ojos son muy pequeños para usar la vista. Una vez sabe dónde está, la forma de cazar es mordiendo al animal, ya sea de frente o a los lados de la mandíbula. Una vez lo atrapa, es difícil que se pueda escapar.

Cómo se reproduce

Cómo se reproduce la salamandra gigante china

La época de reproducción para la salamandra gigante China se produce durante los meses de agosto y septiembre. En esa época se reúnen todas las salamandras de la zona en ríos, lagos… con el objetivo de aparearse. Para ello, es necesaria que la temperatura del agua sea muy baja.

Entre los machos se producen peleas para determinar quién se aparea con la hembra, de tal forma que algunos pueden llegar a morir en el intento. Tras el cortejo, y una vez tiene lugar el apareamiento, la hembra es capaz de poner entre 400 y 500 huevos, todos ellos unidos como si fueran un collar de perlas. Estos huevos no se colocan al azar en cualquier sitio sino que antes de expulsarlos se construye un nido o una zona protegida para que sea el macho quien los incube y cuide hasta que eclosionen.

Artículo relacionado:
Salamandra común

Los huevos tardan unos 15 días en romperse y nacerán larvas de 3 centímetros que, a medida que se desarrollan, van cambiando. Sin embargo, estas sí están provistas de branquias que, al cabo de unas semanas le desaparecen para respirar a través de la piel. Pasarán varias semanas hasta que puedan alcanzar el físico y las características de los adultos, y meses hasta que alcancen su tamaño y peso.

Curiosidades de la salamandra gigante china

A pesar de no ser un anfibio con branquias, la salamandra gigante china permanece durante toda su vida en el agua, llevando a cabo un proceso de respiración que provoca que tenga que vivir en espacios donde haya oxígeno y pueda emerger del agua para tomarlo.

Al igual que otros urodelos, la reproducción no se lleva a cabo dentro de la hembra sino que los huevos se fecundan de forma exterior.

Un detalle que muy pocos conocen sobre este animal no es solo que sea un ‘fósil viviente’ sino que podrían existir cinco especies diferentes, muy difíciles de identificar más que por la genética.

La salamandra gigante de China en peligro de extinción

La salamandra gigante de China en peligro de extinción

Este urodelo está en peligro de extinción debido a las amenazas que hacen que cada vez existan menos ejemplares en el mundo. En China es un ejemplo de longevidad debido a que se trata de un animal del jurásico, de hace 300 millones de años. Sin embargo, eso es también el problema. Y es que muchos en la cultura oriental utilizan a la salamandra gigante de China como un ingrediente de la medicina tradicional china.

No solo eso, también se usa como ingrediente de lujo en la gastronomía, alcanzando precios desorbitados por un animal de este tipo, ni qué decir de lo que puede costar un plato preparado con la carne del urodelo.

Por supuesto, también se puede ver amenazada por otros animales como los peces. Estos son capaces de alimentarse de los huevos, las larvas o las crías pequeñas si no están protegidas.

Por este motivo, su población ha mermado hasta niveles críticos, y apenas si quedan ejemplares.

Si a eso le unimos el hecho de que se han cambiado cursos de ríos, afluentes, e incluso se han cerrado algunos, han hecho que la salamandra gigante de China pierda su hábitat natural y puede no haberse adaptado a otro.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*