Conejos de campo

Los conejos de campo son conejos silvestres

Desde hace muchísimos años, el ser humando lleva domesticando a diferentes especies de animales. Entre ellos se encuentran los cánidos, los felinos, los equinos, aves y algunos roedores. Actualmente, las mascotas más habituales son los perros, los gatos y los conejos. Sin embargo, de todas estas especies existe también una versión silvestre. En el caso de los mamíferos de orejas largas, son los conejos de campo.

Hay varias diferencias entre los conejos de campo y los domésticos, y no sólo a nivel conductual. Si te interesa el tema y quieres saber más sobre estos animales, sigue leyendo este artículo.

Descripción de los conejos de campo

Los conejos de campo no son liebres

También conocidos como Oryctolagus cuniculus, los conejos de campo son aquellos que viven en la naturaleza, ajenos a la crianza por el ser humano. El pelaje de los mismos suele ser bastante lanudo y espeso. En cuanto al color del pelaje, este tiende a ser pardo pálido a grisáceo sobre el dorso mientras que el vientre tiene un tono blanquecino. Otro rasgo a destacar es que las patas delanteras son más cortas que las traseras. Además, esta especie no presente dimorfismo sexual. Es decir: No existen diferencias entre la fisonomía externa de los machos y de las hembras.

La cabeza tiene una forma redondeada y destacan de ella los grandes ojos marrones. Al igual que todos los conejos, el rasgo más distintivo son las largas orejas que pueden medir hasta siete centímetros. Respecto a la cola, también se asemeja a la de los conejos domésticos, pues es corta y blanca. Normalmente, los conejos de campo miden entre 33 a 40 centímetros y la longitud de su cola oscila entre los 4 y los 6 centímetros. En cuanto al peso, este suele rondar el kilo y medio.

Diferencias con la liebre común

Es muy habitual que, al ver conejos cuando estamos dando un paseo por prados o campos, los confundamos con liebres. Por una parte por falta de información y por otra por pensar que los conejos siempre son domésticos y que la liebre es su forma silvestre. Pues no es así. Como ya hemos dicho anteriormente, los conejos de campo son silvestres, pero no se trata de liebres. Existen algunas diferencias entre ambas especies que vamos a comentar a continuación.

  • Orejas: Las orejas de los conejos de campo son más cortas que las de las liebres.
  • Tamaño: Generalmente, las liebres son más grandes que los conejos.
  • Cola: Mientras que la cola de los conejos es blanca, la de las liebres posee una mancha negra en el dorso.

Distribución y hábitat de los conejos de campo

Podemos encontrar conejos de campo por el norte de África y por toda Europa hasta Rusia, siendo la península ibérica su lugar de origen. A lo largo de los años, esta especie ha sido introducida en otros países como Estados Unidos, Chile, Australia y Sudáfrica. En algunos lugares, los conejos incluso se han convertido en una plaga por falta de depredadores naturales.

Artículo relacionado:
Verduras que pueden comer los conejos

Respecto al hábitat de los conejos de campo, suelen vivir en praderas generalmente secas, en linderos de bosques o parques, etc. Cuando se trata de montañas, la altura máxima a la que suelen vivir son 1500 metros. A pesar de que es una especie muy adaptable, suele evitar bosques grandes y requiere un suelo que se puede excavar.

Comportamiento de los conejos de campo

Las costumbres de estos animales son crepusculares

Casi siempre suelen tener costumbres crepusculares. No obstante, en los días más calurosos es bastante habitual encontrar a los conejos de campo desde el mediodía o durante toda la mañana incluso. Esta especie vive en colonias y suele construir galerías subterráneas, también conocidas como conejeras.

Se trata de unos animales muy territoriales. Marcan los límites del mismo mediante heces y con mucha precisión. Además, dentro de la misma colonia, los machos siguen una jerarquía importante. A la hora de desplazarse, lo hacen mediante pequeños saltos. Cuando se ponen en alerta, los conejos de campo se levantan sobre sus dos patas posteriores, consiguiendo así una visión de 360 grados, y yerguen sus orejas, preparándose para la huida.

Reproducción

Para la época de reproducción, los conejos de campo construyen una cámara especial a una profundidad de 50 centímetros cuya longitud es de 150 centímetros. En el caso de esta especie silvestre, la época de reproducción dura desde marzo hasta septiembre y el tiempo de gestación abarca 30 días. Por lo general, los conejos de campo suelen tener 3 a 4 partos por año, en los cuales dan a luz entre 4 y 5 crías. Los tres meses siguientes, la madre las amamanta hasta que abandonan la conejera pasadas cuatro semanas. Al cabo de 3 a 4 meses, los conejitos alcanzan la madurez sexual. Cuando se trata de una colonia de conejos de campo bastante densa, el número de partos puede aumentar.

Alimentación

La base de la alimentación de los conejos de campo son plantas de todas las clases, pero prefieren sus yemas, cortezas, hojas, frutos y las bayas silvestres. Ocasionalmente pueden ingerir algo de materia animal como suplemento. También suelen comer sus propias heces durante la noche. Esto les sale muy rentable, pues las bacterias de su intestino producen unas sustancias beneficiosas para ellos.

Diferencias entre conejos de campo y conejos domésticos

Los conejos de campo son algo diferentes a los conejos domésticos

A pesar de que son muy parecidos físicamente, existen algunas diferencias entre los conejos de campo y los domésticos. Por ejemplo: La esperanza de vida. Un conejo doméstico puede vivir hasta los 15 años, mientras que los silvestres sólo llegan hasta los 5 a 7 años.
Los consejos de campo suelen vivir bajo mucho estrés por tener que estar constantemente alerta y en busca de comida, lo que reduce considerablemente su esperanza de vida. En cambio, los conejos domésticos, al estar bien alimentados y bajo cuidados veterinarios, tienden a vivir muchos más años.

También la dieta difiere entre ambos tipos de conejos. Los silvestres se alimentan principalmente de plantas herbáceas, guisantes y lentejas. Los conejos domésticos están acostumbrados a la comida que les proporcionamos como pienso, heno, verduras y frutas. Pero cuidado, debemos saber qué alimentos podemos darle a nuestra mascota y en qué cantidades para no perjudicar su salud.

Espero que este artículo haya resuelto todas vuestras dudas respecto a los conejos de campo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*