Cuidados de un hámster

cuidados de un hamster: la casa del hámster

Tener un hámster como mascota requiere, no solo de una jaula y de cubrir sus necesidades de alimentación y limpieza, sino mucho más. Porque, al fin y al cabo, la jaula y todo lo que haya dentro (y con lo que le dejes jugar) requiere que cubran una serie de necesidades, es decir, los cuidados de un hámster.

Por eso, en esta ocasión nos vamos a centrar en darte toda la información que necesitas sobre cuidados de un hámster. Seguro que así puedes hacer que viva más feliz y, sobre todo, que la relación entre ambos fluya mucho mejor.

Cuidados de un hámster: La casa del hámster

Empecemos por la casa de un hámster. Es decir, por su jaula. Muchos te recomiendan que sea una jaula espaciosa, con varios «ambientes»… Pero, ¿qué tan grande ha de ser? Pues bien, toma como referencia estos números: 39 x 25 x 22 cm. Es el mínimo que debe tener una jaula para hámster. Pero eso no quiere decir que, si puedes proporcionarle una mayor, no lo hagas; al contrario. Cuanto más grande sea más podrá ejercitarse y entretenerse porque la podrás llenar de juguetes con los que disfrute mientras tú no estás en casa. Eso sí, procura escoger una jaula que tenga una separación entre barrotes mínima, y a ser posible en vertical en lugar de horizontal (primero, para que no los muerda y los rompa; y segundo, para que no intente escaparse entre ellos). Si además consigues una que tenga varios pisos, perfecto, porque le encantará subir, bajar, saltar…

Artículo relacionado:
Cómo cuidar a un hámster

Ahora que tienes el tamaño, debes escoger dónde vas a ponerla en la casa. Recuerda que los hámsteres son animales que no toleran demasiado bien el frío (son capaces de hibernar si lo colocas en una zona de la casa muy fría). Así que intenta escoger una zona:

  • Donde no haya menos de 25 grados centígrados (uno más, uno menos, no nos pondremos quisquillosos), pero debes controlar la temperatura para que no se enferme.
  • Donde no haya corrientes de aire (y por consiguiente, cambios bruscos de temperatura).
  • Un lugar donde no te moleste. Recuerda que son animales de hábitos nocturnos, lo que quiere decir que harán ruido por la noche.
  • Ahora bien, ¿qué más necesita la jaula?

Un lecho

Es decir, hablamos de un suelo que sea blandito (y no los barrotes que puede tener la jaula por abajo, o la propia superficie de la bandeja para limpiarla después). Para que se sienta a gusto, es recomendable que utilices virutas de madera, o de fibra vegetal, maíz o papel. Todas estas opciones las venden en el mercado y puede ser una buena solución. Eso sí, cubre la base con una buena manta de este producto (no escatimes en este caso). Los expertos recomiendan que sea de al menos 7 centímetros.

¿Y cuál es mejor? Pues las de madera porque no son tóxicas y absorben muy bien los olores.

Su casita

Dentro de la jaula, necesitará tener un lugar donde descansar, esconderse o simplemente estar tranquilo. Y para ello te recomendamos que escojas una que realmente le dé calor. Recuerda que no es solo que la jaula esté en una habitación donde se mantenga la temperatura, sino que también el hámster tenga la posibilidad de tener una fuente de calor.

Por eso se recomiendan las casas nido o casas hechas con lana para que sean confortables y calentitas.

Su comedero y bebedero

Primero de todo, debes concienciarte a que tu hámster tenga agua fresca todos los días. Es decir, que tienes que cambiarle el agua todos los días, aun cuando le quede algo. Muchos utilizan cuencos, como el de la comida, para el agua, pero no es recomendable porque puede tirar cosas dentro, puede ensuciarse más y sí, se puede meter o tirarlo y acabarás teniendo que limpiar la jaula por eso.

Así que opta por bebederos de goteo.

En cuanto al comedero, usa uno acorde con la ración de comida que debe tomar y, a ser posible, de acero inoxidable porque se limpia mucho mejor. Te recomendamos tener varios comederos, ya que así puedes darle el pienso en uno y la comida fresca en otro.

Cuidados de un hámster: La alimentación del hámster

La alimentación del hámster

La alimentación de un hámster es variada. Por un lado, puedes darle un pienso para hámster, que tiene una dieta completa y muy indicada para estos animales. Normalmente están hechos de cereales, semillas, verduras, hierbas y frutos secos. Sin embargo, no es suficiente.

Es muy recomendable que, además del pienso, le aportes un extra de frutas y verduras. Por ejemplo, manzana, espinacas, lechuga, melocotón, plátano, zanahoria, pepino… ¿Por qué? Porque le dará más nutrientes así como vitaminas, minerales…

De hecho, de vez en cuando no sería mala idea que le dieras un poco de carne (pollo o pavo), queso fresco, pasta… que siempre completa la alimentación (y le da un extra para su salud).

La limpieza del hámster

La limpieza del hámster

Ya tienes toda la jaula, y la comida para tu hámster preparada. ¿Y ahora te decimos de limpiar? Pues sí, la limpieza es algo muy importante y que deberás hacer, al menos, a la semana. Dependiendo de lo «guarro» que sea tu hámster (hablando claramente), tendrás que limpiar más o menos. Pero el mínimo es una vez a la semana una limpieza de la jaula y, al menos una vez al mes, una limpieza más profunda.

Artículo relacionado:
Tipos de hámster

¿Qué hay que hacer? Pues lo primero será eliminar todo el serrín (la base) de la jaula para quitar los restos de suciedad. No te olvides de darle con desinfectante a la jaula. También debes desinfectar tus comederos y bebederos (así como los barrotes si los ves sucios y los juguetes).

Eso sí, haz todo esto con el hámster fuera para que no se le moleste ni se ponga nervioso por «tocar sus cosas».

Cuidados de un hámster: Juguetes para hámsteres

Juguetes para hámsteres

En cuanto a juguetes para el hámster, la verdad es que hay una gran cantidad de ellos en el mercado. Encontrarás tanto aquellos que se ponen en la jaula como los que se utilizan para jugar con él. ¿Y cuáles elegir? Tienes varias opciones:

  • Si la jaula es bastante amplia puedes poner dentro tubos, túneles o la típica rueda de hámster para que se entretenga. De hecho, es muy recomendable si estás mucho tiempo fuera de casa y para ayudarle a entretenerse mientras.
  • Si lo sacas a menudo, puedes optar por una bola de paseo. Así podrá disfrutar recorriendo la casa y tú lo tendrás localizado (y podrás atraparlo más fácilmente) para devolverlo a la jaula cuando creas oportuno.

Otras opciones son la de crear un parque de juegos, con toboganes, escaleras, cuerdas… Pero para ello, debes tener espacio y asegurarte de que tu mascota no se va a escapar tan fácilmente. También ahí podrás ayudarte a que aprenda trucos o simplemente a compartir tiempo los dos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*