Serpiente boa

Características de la serpiente boa

La serpiente boa es uno de los reptiles más temidos por su gran tamaño y por la forma que tiene de cazar. Sin embargo, no es venenosa.

Si quieres saber cómo es la serpiente boa, el hábitat donde vive, qué tipo de alimentación toma, o su reproducción, no dejes de echarle un vistazo a la documentación que te hemos preparado.

Características de la serpiente boa

La serpiente boa, también conocida como boa constrictor, mantona, mazacuata, jiboia, lampalagua, matacaballo, o limacoa, proviene de la familia Boidae y es la única especie del género boa. Se trata de un animal que puede tener un tamaño variado, de los 50 centímetros a los 5-6 metros de longitud. Y un peso de unos 45-50 kilos, siendo las hembras más grandes y pesadas que los machos.

Todo su cuerpo está cubierto de unas escamas, rojizas por la zona dorsal, y blancas, marrones o doradas en los fondos. Debido a que muda la piel varias veces a lo largo de su vida, cuando lo hace toda ella se ve apagada y grisácea. Incluso los propios ojos.

En cuanto a su cabeza, destaca en la boca un ligamento elástico que tiene para poder tragar presas más grandes que ellas, además de que los labios están provistos de unos «detectores térmicos», que son los que le ayudan a cazar.

Su esperanza de vida es de unos 20-30 años.

El comportamiento de la boca constrictor

Una boa prefiere vivir en soledad antes que en grupos o incluso en pareja. De hecho, solo se reúne con otros ejemplares en la época de reproducción. Mientras, su forma de vida es nocturna, ya que por el día se esconde en árboles, troncos o zonas donde no vaya a ser molestada, y es por la noche cuando sale a cazar.

Además, aunque tiene un aspecto muy intimidante, lo cierto es que es inofensiva porque no tiene veneno. Pero eso no quiere decir que sea pacífica. De hecho, es muy nerviosa y a la mínima que se sienta amenazada, atacará sin piedad.

Hábitat de la boa constrictor

Hábitat de la boa constrictor

La boa constrictor es una serpiente que vive sobre todo en América, concretamente en el territorio que va de México a Argentina.

El hábitat natural de una serpiente boa está caracterizado por lugares como sabanas o desiertos, con poca cantidad de agua. Sin embargo, en ocasiones sí que pueden vivir en bosques húmedos o terrenos de cultivo. Es capaz de trepar a los árboles (e incluso de vivir allí) y la puedes encontrar desde los 9 a los 1,500 msnm (metros sobre el nivel del mar).

La alimentación de la serpiente boa

La alimentación de la serpiente boa

La serpiente boa es un animal carnívoro, es decir, que se come a otros animales. A pesar de su gran tamaño, no es un reptil que se caracterice por alimentarte de una gran cantidad de presas, en realidad subsiste con poca comida.

Sus presas favoritas suelen ser las ratas, lagartijas, murciélagos, pájaros o las zarigüeyas, aunque eso no quiere decir que no pueda atacar y comerse a otros animales. De hecho, también es capaz de comer ardillas, lagartos…

Siempre se ha dicho que la serpiente boa es capaz de matar por constricción, estrangulando así a sus víctimas para después comérselas. Sin embargo, en la revista National Geographic, se reveló un estudio en el que estos reptiles son mucho más directos en su método para «asesinar», ya que no es por asfixia, sino que lo que hacen es interrumpir el flujo sanguíneo.

Por ejemplo cuando una boa constrictor atrapa a su presa, esta se enrosca en el cuerpo de ella y se sincroniza con el sistema circulatorio de su víctima, de tal forma que es capaz de hacer que la presión arterial se desplome, que la presión venosa suba, y que, por ende, los vasos sanguíneos se colapse. Esto provoca que el corazón no pueda bombear lo suficiente y, al final, acaba llegándole la muerte en cuestión de segundos.

La reproducción de la boa constrictor

Cuando se acerca la época de reproducción, tanto el macho como la hembra comienzan a cambiar su comportamiento. Por una parte, la hembra empieza a segregar feromonas que emergerán a través de la cloaca con el objetivo de atraer a los machos a través de ese olor que emite. Cuando un macho llega, la hembra se pondrá rígida, y será el macho el que se mueva a su alrededor, pendiente de cualquier movimiento que pueda hacer ella. En cuanto al macho, este está provisto de dos hemipenes, que serán algo más visibles en esta época; pero solo uno de ellos lo utilizará para depositar el esperma en la hembra.

Si le permite pasar por encima y constreñirla suavemente, entonces tendrá lugar el apareamiento. Sin embargo, la hembra no ovula hasta que se produce el cortejo. Y este puede durar bastante tiempo.

Una vez tiene lugar la cópula, los niveles de melanina de la hembra empiezan a subir, haciendo que todo su cuerpo adquiera un color más oscuro. El objetivo es conseguir más calor y, en ese tiempo, también va a mudar la piel. Tras cuatro meses de gestación, la serpiente boa da a luz entre 20 y 60 crías de unos 30-40 centímetros. Estas no van a alimentarse hasta que se produzca la primera muda.

¿Se puede tener una boa constrictor de mascota?

¿Se puede tener una boa constrictor de mascota?

Una de las grandes preguntas de muchos amantes de las serpientes es si se puede tener una serpiente boa en casa como mascota. Partiendo del hecho de que estas serpientes no son venenosas, lo único que habría que tener cuidado es de que no te rodeara para que no te asfixiara (o como hemos visto antes, no alterara tu sistema circulatorio). Ahora bien, ¿realmente es buena como mascota?

La serpiente boa es una de las que tiene un carácter demasiado irascible, es decir, que salta a la mínima. Son capaces de morder a cualquier cosa de la que se sientan en peligro, incluyendo la persona que le da de comer y la cuida. Y si bien su mordedura no es venenosa, el dolor que provoca y la herida sí que son detalles a tener muy en cuenta.

Muchos capturan a las serpientes boas para «domesticarlas», pero lo cierto es que es un animal que no se deja «amilanar» fácilmente, además de que tiene un mantenimiento y una mala reacción cuando se la deja en cautividad (de ahí que se ponga muy nerviosa y que muerda a la primera ocasión que tenga).


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*