Rana Común

Rana común o rana verde en un hábitat acuático, su preferido

Tener un anfibio en casa no es un disparate hoy día. Uno de los más habituales es la rana común, también conocida como rana verde. Pertenece a la familia Ranidae y a la especie Pelophylax perezi.

La rana verde es común de la península ibérica, pero también está en las Islas Baleares y en algunas islas de Canarias. En el sur de Francia han aparecido algunos ejemplares, concretamente hasta los 2400 metros de altitud. Igualmente, también pueden encontrarse en Portugal, el país vecino.

Características de la rana común

La rana verde se caracteriza por ser un anfibio mediano o grande. Normalmente, mide entre 6 y 8 centímetros, pero puede llegar a medir hasta 11 centímetros de longitud (esto es porque las hembras son más grandes que los machos). Es de color verde y marrón, aunque también es frecuente ver por su cuerpo unas manchas en color negro. El vientre suele ser entre gris y blanco.

Las patas traseras de la rana común tienden a ser bastante largas, y son las que usan para impulsarse y saltar de un lugar a otro. Además, tiene una protuberancia en el metatarso (tubérculo interno). Junto a esto, todos sus dedos de las extremidades posteriores se unen mediante una membrana interdigital que les ayuda a nadar y a otros muchos usos.

Su cabeza no tiene una forma concreta, pero su hocico sí que es puntiagudo. Sus ojos son saltones y están muy cerca el uno del otro, con una pupila en horizontal y un iris de color dorado-pardo.

Hay veces en las que la rana común puede tener una línea, de un verde más claro, atravesando todo su cuerpo de manera longitudinal. Y, al mismo tiempo, tener otras dos líneas, de color más oscuro, a cada lado de su cuerpo (también a nivel dorsal).

Además, algo que muchos desconocen es que tiene dientes. La rana común dispone de dientes vomerianos, que son dientes que están dentro de la vómer de la rana (un hueso que se encuentra en el paladar superior).

Una de las diferencias entre machos y hembras está en los sacos vocales en la boca; solo los machos los tienen. Además, las patas anteriores están más desarrolladas. En cuanto a la hembra, esta tiene callosidades más oscuras que los machos.

La rana común se caracteriza por tener una línea dorsal en color claro que atraviesa su cuerpo.

Personalidad de la rana común o rana verde

Las ranas en general suelen ser animales tanto diurnos como nocturnos, si bien es por la noche cuando se las suele oír más. Por el día, se la pasan tomando el sol en la orilla o bien flotando en el agua y no les gustan los ruidos (se esconde nada más oyen algo que interrumpa su paz). No les gusta que las toquen mucho.

Son muy ágiles y se desplazan a saltos por la tierra. Además, son unas nadadoras increíbles.

Las ranas comunes son muy tranquilas a lo largo de su vida, salvo quizá en época de celo. Tienen una esperanza de vida de unos 2-3 años, aunque pueden llegar a vivir hasta los 6 años.

Un comportamiento característico de las ranas verdes es su canto. Es uno de los sonidos más fuertes y dispone de varios tonos para distintas funciones: apareamiento, territorial, enfrentamientos con otros animales, etc. Su canto suele ser de mayor intensidad en la época de celo.

Cuidados de la rana común

Tener en el hogar una rana común no es algo habitual, pero puede darse el caso. Sin embargo, para que esta pueda sobrevivir y no enferme o muera en poco tiempo, es necesario ofrecer al animal una serie de cuidados importantes, como son los siguientes:

Cuidados que necesita la rana común para vivir

Alimentación

La rana común es un anfibio que se alimenta tanto de animales terrestres como acuáticos. Sus alimentos preferidos suelen ser las moscas y mosquitos, pero también puede comer escarabajos, hormigas, avispas, abejas, etc.

En cuanto a animales acuáticos, el principal alimento es el de peces e incluso puede ser capaz de comer renacuajos o ranas más pequeñas.

Cuando las ranas son pequeñas, es decir, son renacuajos, su alimentación consiste en algas, detritos del fondo o fitoplacton.

Hábitat

El hábitat de la rana común suele ser uno donde haya agua. De hecho, no necesita unas características especiales más allá de que sea un lugar de agua. Por eso es tan habitual verla en ríos, lagunas, acequias, charlas o incluso piscinas.

Es de los anfibios que más se adapta a cualquier condición (siempre que tenga un medio acuático al lado) y puede vivir tanto en aguas limpias como en contaminadas (con un límite). Su preferencia suelen ser las aguas profundas y con algo de vegetación, pero no descarta otros medios.

Lo único es que no le va bien una temperatura del agua baja, ya que, aunque puede vivir en agua fría, y la tolera bien, prefiere una temperatura algo más elevada.

Para tenerla en casa, conviene que su espacio sea amplio, con zona acuática y terrestre, ya que las ranas verdes pasan el día cerca del agua tomando el sol y es por la noche cuando realizan más movimientos, sobre todo a nivel sonoro.

Los renacuajos pasan por una metamorfosis para convertirse en ranas

Reproducción

La reproducción de la rana perezi o rana común es una de las más amplias dentro del reino anfibio. En este caso, su ciclo reproductivo suele ser de abril a julio.

Una rana es adulta sexualmente hablando a los dos años, pero las hembras son capaces de reproducirse al año. En ese momento, los machos cambian su comportamiento y empiezan a croar de una manera más fuerte usando para ello los sacos vocales que poseen. El objetivo es atraer a las hembras. Además, no tienen un único sonido, sino que utilizan al menos dos tonos diferentes para la reproducción.

Cuando la hembra y el macho se aceptan, el apareamiento se produce colocándose el macho por detrás con la técnica llamada amplexo, que es como si la abrazara y se subiera encima para la fecundación. Esto hará que la hembra pueda desovar entre 2000 y 7000 huevos, que estarán cubiertos por una especie de gelatina. Estos se depositan en el agua, principalmente en lugares protegidos de corrientes y eclosionarán entre 5 y 10 días después.

Una vez se rompen los huevos, lo que aparecen son las larvas (también llamados renacuajos en el caso de las ranas). Permanecen así unas 8-9 semanas antes de que se produzca la metamorfosis y pasen a ser renacuajos jóvenes, y de ahí a ranas.

La rana común es uno de los animales más tranquilos y resistentes dentro del reino animal. Caracterizado por su metamorfosis, es de los que más atrae a los niños y adultos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*