Rana patilarga

Características de la rana patilarga

España es un país que posee riqueza en el mundo animal. Y es que tenemos algunas especies que son únicas y que deberíamos cuidar. Un ejemplo lo tenemos en la rana patilarga, endémica de España y Portugal.

Pero, ¿qué sabes de ella? Conoce ahora las características de la rana patilarga, su hábitat natural, la alimentación y el tipo de reproducción que sigue así como la gran pregunta: ¿puedes tenerla como mascota?

Características de la rana patilarga

La rana patilarga, también conocida como rana ibérica, es un anuro de la familia Ranidae. Puede alcanzar los 7 centímetros de longitud, aunque lo habitual es que mida unos 5cm, siendo las hembras bastante más grandes que los machos.

Se caracteriza por ser de color rojo con algunas manchas en ocre, negro marrón… con granulaciones finas. Ahora bien, hay algunos ejemplares que pueden ser verdes o marrones grisáceos.

Con respecto a la cabeza, esta tiene un hocico redondeado y chato, con una banda angular que va desde este hasta el ojo, de color blanco. Sus iris son de color dorado y el tímpano es bastante pequeño y se encuentra separado del ojo.

Quizás lo más llamativo de la rana patilarga es su propia característica y es que las patas traseras de este anuro son muy largas, y las utiliza para dar grandes saltos si se siente amenazada.

En algunos casos, el vientre de estas ranas puede ser transparente, de tal forma que se podrían apreciar los órganos e intestinos del animal.

Su esperanza de vida roza los 9 años en estado salvaje.

El comportamiento de la rana patilarga

El comportamiento de la rana patilarga

La rana patilarga tiene hábitos tanto nocturnos como diurnos, aunque la mayoría de las veces es más activa por la noche que por el día, que se lo pasa escondida. No es demasiado territorial, sobre todo porque convive con otras especies de ranas, y es bastante tranquila.

Hábitat

La rana patilarga es oriunda de España y de Portugal. Sin embargo, no podemos decir que esté presente en toda España, porque no es cierto. Concretamente, vive en la mitad norte de Portugal y, en el caso de España, la encontrarás en País Vasco, Galicia, Asturias, León, Zamora… Como también pueden sobrevivir a grandes altitudes (hasta 2425 metros sobre el nivel del mar), eso implica que también se encuentren en regiones montañosas, como el Sistema Central o los Montes de Toledo.

Su hábitat natural está compuesto de zonas donde hay arroyos o ríos con cauces lentos, así como lagunas, estanques… De hecho, es habitual que la rana patilarga viva en el mismo entorno que otro tipo de anuros, como la rana dalmatina, la temporaria…

La alimentación de la rana patilarga

La alimentación de la rana patilarga

La alimentación de la rana patilarga no es demasiado «variada» ya que su dieta se compone básicamente de insectos, si bien estos son variados: dípteros, coleópteros… (moscas, mosquitos…). En ocasiones, sí que puede comer mariposas, arañas, hormigas… pero no es lo más habitual.

Para alimentarse, este anuro no tiene problemas en hacerlo en la tierra o en el agua, aunque la mayoría de las veces prefiere lo terrestre. Para ello, utiliza su lengua para atrapar a su víctima y que esta no pueda escaparse, introduciéndola en la boca, incluso viva, para comérsela. Es muy rápida en hacerlo, así que no hay muchas opciones para sus presas.

La reproducción de la rana patilarga

La reproducción de la rana patilarga

La reproducción de la rana patilarga, como ocurre con otros anfibios, se produce siempre hay una zona de agua, ya que la necesitan para poder hacer la puesta de huevos. Por eso, tiene lugar sobre los meses de noviembre y abril, cuando la época de lluvias es más alta. Ahora bien, si la rana vive en alta montaña, esta sí que puede darse de abril a julio (ya que es el momento en que el sol, al calentar más, hace que el agua se desprenda).

Algo que sí es diferente del resto de los anuros es el hecho de que esta rana se reproduce en el mismo lugar que vive, es decir, que no va en busca de zonas de agua en otros lugares, sino en el mismo donde reside habitualmente.

Una vez alcanzan la madurez sexual, que se produce aproximadamente a los dos 2, es cuando tiene lugar el acto reproductivo.

En este caso, y siempre por la noche, el macho es el que llama a la hembra mediante un sonido especial caracterizado por tres repeticiones de su «oak» o «rao». Si una se le acerca y muestra interés, realiza el amplexo axilar, al mismo tiempo que sigue emitiendo sonidos en repeticiones de tres en tres. Además, para que ese amplexo sea aún más «seguro», su piel segrega una sustancia que las pega literalmente. Has de saber que este no tiene por qué empezar en el agua, sino que a veces lo inician en tierra para, después, ir al agua para la puesta.

Artículo relacionado:
Rana arborícola

En ese momento, la hembra empieza a soltar los huevos y el macho los fecunda. Estos se verán con una forma de globo compactos (es decir, todos muy juntos) y los colocan en los arroyos o en los pozos de poca profundidad (la suficiente para que puedan desarrollarse).

Habitualmente puede poner hasta 450 huevos, de unos 0,2-0,4mm cada uno. Durante 3 meses las larvas permanecerán en el agua alimentándose de plantas e insectos pequeños hasta que comience la metamorfosis que las haga volverse ranas.

¿Se puede tener como mascota?

La pregunta, sobre todo si te gusta este anfibio por sus características “únicas”, que te haces a continuación es si podrías tener a este animal como mascota. Y lo cierto es que, si capturas uno, sí que podrías tenerlo. Pero no te lo recomendamos.

La rana patilarga está amenazada y, si bien todavía no está en peligro de extinción, sí que está recogida en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN como «casi amenazada», lo que quiere decir que puede perderse la especie.

Artículo relacionado:
Rana de ojos rojos

Los principales motivos por los que ocurre es su pérdida de hábitat, debido sobre todo a la deforestación así como a la plantación de bosques que no son nativos. Además, el desarrollo turístico, la agricultura y los problemas de la tierra, provocan que esta especie no se adapte bien. Si le sumamos la aparición de peces y otros animales que amenazan su vida, podemos encontrarnos con que este anuro podría llegar a desaparecer.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*