Mamenchisaurus

El Mamenchisaurus probablemente fue el saurópodo con el cuello más largo que haya existido

El Mamenchisaurus es un género de saurópodos mamenquisáuridos. Vivió hace 163 a 145 millones de años en la actual Asia, a finales del período Jurásico. Su nombre significa traducido «reptil de Mamenchi». De este dinosaurio se conocen hoy en día 9 especies diferentes.

En el año 1954 se halló la primera especie perteneciente a este género: el Mamenchisaurus constructus. A partir de ese momento fueron apareciendo más restos pertenecientes a otras especies de Mamenchisaurus. Gracias a investigaciones y análisis, se sabe que este enorme reptil prehistórico era herbívoro.

Descripción del Mamenchisaurus

Se conocen nueve especies de Mamenchisaurus

El Mamenchisaurus constructus, del cual sólo fue hallado un único esqueleto, era probablemente la especie más pequeña de este género. Los expertos estiman que medía entre 153 y 15 metros de largo. Sin embargo, un pariente suyo, el Mamenchisaurus hochuanensis, era bastante más grande. Se especula que el individuo más grande encontrado tenía una longutid de 22 metros y que su peso oscilaba entre 14,3 y 18,17 toneladas. No obstante, otras especies pertenecientes al género superan estas medidas con una longitud de 26 metros. Pero de estos sólo se han descubiertos fragmentos del esqueleto.

El único cráneo completo hallado pertenece a la especie Mamenchisaurus youngi. En relación al cuerpo, la cabeza parecía ser muy pequeña. La mandíbula inferior tan sólo mide 51 centímetros de largo. El cuello en cambio tiene una longitud de 6 metros. Además, la cavidad cerebral tiene un volumen de 60 mililitros, nada más. En total se podría decir que el cráneo se parece más bien al de un Camarasaurus. Sin embargo, era más largo y más delgado. Los expertos suponen que tuvo un buen sentido de la vista, ya que los anillos esclerales están bien marcados alrededor de las cavidades oculares. Respecto a los dientes de este cuellilargo, tenía entre 36 y 46 muy juntos.

Cuello

La característica más destacable el Mamenchisaurus era su cuello. Este tenía por lo general más de tres veces la longitud del cuerpo. Probablemente fue el saurópodo con el cuello más largo que haya existido. El más grande conocido mide 9,8 metros y pertenece al Mamenchisaurus hochuanensis.

Artículo relacionado:
Braquiosaurio

A día de hoy los paleontólogos siguen debatiendo acerca de si el Mamenchisaurus sostuvo su cuello de forma horizontal o si podía erigirlo, al igual que las jirafas actuales. No obstante, un estudio biomecánico realizado recientemente señala que el cuello de este animal era demasiado inmóvil como para erigir. Esto se debe a que las costillas cervicales eran muy largas.

Paleobiología del Mamenchisaurus

Todas las especies pertenecientes al género Mamenchisaurus eran herbívoros. Los dientes de estos dinosaurios tienen forma de cincel. Así resultan muy útiles pares pelar hojas y agujas de las ramas. Además podían usarlos para morder algunos cuerpos fructíferos, como podían ser por ejemplo helechos de semillas.

Teorías acerca del cuello

Se especula que el Mamenchisaurus más grande medía 26 metros de largo

Andreas Christian realizó un estudio centrado en el motivo de las dimensiones del cuello del Mamenchisaurus y publicó sus resultados en el año 2013. Para ello usó el holotipo ZDM0083 del Mamenchisaurus youngi que tenía 18 vértebras cervicales. Mediante este holotipo bastante intacto, Christian pudo determinar manualmente la movilidad de las vértebras. El resultado fue que, supuestamente, la base del cuello del Mamenchisaurus podía doblarse de forma pronunciada hacia arriba. La primera de las vértebras cervicales podía curvarse 20º en relación a la segunda vértebra. Con las cuatro vértebras posteriores seguramente era posible una rotación similar. Así pues, es probable que la decimoquinta vértebra podía doblarse 105º hacia atrás en relación con la parte posterior.

No obstante, Andreas Christian no afirmó que el Mamenchisaurus youngi solía sostener el cuello en vertical típicamente. Es más, le parecía poco probable que este dinosaurio mantuviera las cervicales en una posición extrema de forma habitual. En cambio sí que consideraba más probable que la cabeza de este animal se solía colocar entre el suelo y un ángulo de más de 30º con la espalda. Por lo tanto se puede deducir que el Mamenchisaurus se alimentaba de plantas a alturas bajas.

Artículo relacionado:
Diplodocus

Gracias a las protuberancias articulares en la base del cuello, éste podía moverse fuertemente hacia los lados, dando un rango amplio horizontal y mejorando la estabilidad a la hora de caminar. Esta característica hace suponer que la vegetación existente en aquella época era bastante escasa. La parte media del cuello siempre estaba recta, ya que las vértebras cervicales medias estaban más rígidas. Sin embargo, Andreas Christian especula que en un estado de alerta, el dinosaurio adoptaba una postura del cuello más vertical para obtener una mejor visión del ambiente y así anticiparse a los depredadores.

Sistema respiratorio

En el año 1992, Jonathan Pratt y Cristopher Daniels llegaron a la conclusión de que un animal tan grande y con un cuello tan largo no podía tener un sistema respiratorio como el de los mamíferos. No obstante, sí que consideran posible que tuviera un sistema con sacos aéreos, al igual que los pájaros. Esta teoría confirma que la neumatización de las vértebras puede ser el resultado de un sistema respiratorio basado en bolsas de aire.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*