Dinosaurios herbívoros

Los dinosaurios herbívoros tienen gastrolitos

Todos sabemos que los dinosaurios eran grandes lagartos que habitaban la tierra hace muchos millones de años. La palabra «dinosaurio» proviene del latín y significa traducido «lagarto terrible». A pesar de que la imagen general que tenemos de estos animales sea de grandes monstruos con dientes afilados y sed de sangre, muchos de ellos se alimentaban de plantas. Los dinosaurios herbívoros representan un grupo muy diverso y poseen características muy distintas a las de los carnívoros.

Estos gigantescos lagartos se encontraban en la cima de la cadena alimenticia durante mucho tiempo, hasta que tuvo lugar su extinción masiva. En este artículo hablaremos un poco sobre las características generales de los dinosaurios herbívoros y también daremos ejemplos de los más representativos.

Características de los dinosaurios herbívoros

Los dinosaurios herbívoros tienen una dentadura diferente a los carnívoros

A pesar de que los rasgos físicos y el comportamiento de los dinosaurios herbívoros son muy variados, hay algunas características que comparten todos. Entre ellas se encuentra obviamente la alimentación. Estos lagartos prehistóricos incluían cortezas, hojas y ramas blandas en su dieta, ya que durante el Mesozoico no existían flores, pasto o frutos carnosos. En aquella época, la fauna estaba compuesta principalmente por cícadas grandes, helechos y coníferas.

Debido al tipo de alimento que ingerían estos animales, los dientes que tenían compartían algunos rasgos. Estos tenían una forma bastante más homogénea que los de los dinosaurios carnívoros. Además, los herbívoros tenían dientes delanteros más grandes o incluso un pico, lo que facilitaba cortar las hojas. En cambio, lo dientes posteriores eran planos y así podían engullir mejor los vegetales. Los expertos especulan que los dinosaurios que se alimentaban de plantas las masticaban, al igual que hacen los rumiantes modernos. Otra teoría dice que sus dientes tenían varias generaciones, no como los seres humanos que sólo tenemos dos (los dientes de leche y después los definitivos).

Finalmente queda por destacar que los saurópodos grandes tenían una especie de piedras en el interior del estómago, denominadas gastrolitos. Se supone que estas ayudaban a triturar el alimento una vez ingerido. En la actualidad, algunas aves también poseen estos llamados gastrolitos.

Los dinosaurios herbívoros más representativos

Son muchísimas las especies de dinosaurios herbívoros que se han descubierto a día de hoy. Existen de diferentes tamaños, formas y épocas. Mientras que algunos tenían larguísimos cuellos para alimentarse, otros tenían cuernos para atacar o caparazones para defenderse. A continuación hablaremos de los más representativos y conocidos actualmente.

El Braquiosaurio

Los braquiosaurios pesaban 35 toneladas

Uno de los dinosaurios herbívoros más conocidos es el Braquiosaurio o Brachiosaurus. Su nombre significa «brazo de lagarto» y pertenece al grupo de los saurópodos sarrisquios. Esta especie vivó desde finales del período Jurásico hasta la mitad del período Cretácico. Actualmente es uno de los dinosaurios más conocidos gracias a su aparición en la saga de «Parque Jurásico». Además, es uno de los dinosaurios herbívoros más grandes de todos los tiempos.

Artículo relacionado:
Braquiosaurio

El Braquiosaurio podía llegar a medir hasta 26 metros de largo y alcanzar una altitud de 12 metros. Los expertos especulan que su peso era de aproximadamente 32 a 50 toneladas. Su rasgo más destacado era su cuello extremadamente largo que incluía 12 vértebras con una longitud de 70 centímetros cada una. Además, se estima que debía de ingerir unos 1.500 kilos de comida cada día para poder mantener el nivel de energía que exigía su enorme cuerpo. Respecto a la vida social de este animal, es probable que viviera en manadas reducidas para poder protegerse de grandes depredadores.

El Stegosaurio

El Stegosaurus pesaba alrededor de 4'5 toneladas

Otro dinosaurio herbívoro destacado es el Stegosaurio o Stegosaurus. Este tiene unos rasgos físicos bastante sorprendentes y también se hizo muy famoso gracias a su aparición en la saga de «Parque Jurásico». Su nombre proviene del griego y significa «lagarto cubierto» o «lagarto con tejado». Le debe su nombre a las grandes placas que se encuentran a lo largo de su espalda y que sirven para defenderse. El Stegosaurus vivió durante el período del Jurásico superior en lo que actualmente conocemos como Portugal y Estados Unidos.

Artículo relacionado:
Stegosaurus

Este lagarto prehistórico medía unos nueve metros largo y cuatro metros de alto. Además, su peso se estima en unas seis toneladas. Gracias a las dos filas de placas óseas que se encuentran a lo largo de su espina dorsal, es un dinosaurio fácilmente reconocible. Estas placas no sólo eran útiles a la hora de defenderse de otros depredadores, si no que también se especula que tenían una función reguladora para adaptar la temperatura corporal a la del ambiente. En la boca, el Stegosaurio tenía un pico para arrancar fácilmente las hojas de las plantes.

El Triceratops

Dieta y alimentación que tenía el Triceratops

Dentro de la lista de los dinosaurios herbívoros más destacados no puede faltar el Triceratops. Su nombre proveniente del griego significa «cara de tres cuernos» y es que ese es su rasgo más destacado: Tenía tres cuernos en la cara que servían tanto para defenderse como para atacar si era preciso. Este animal también tuvo una aparición importante en la saga de «Parque Jurásico» y se ha convertido gracias a ello en uno de los dinosaurios favoritos de muchísimas personas. Convivió durante el período del Cretácico superior con el que es sin lugar a dudas el carnívoro más famoso: El Tyrannosaurus Rex. Ambos habitaban la actual Norteamérica y el Triceratops formaba parte de las presas habituales del Tiranosaurio.

Artículo relacionado:
Triceratops, el dinosaurio con el rostro de los tres cuernos

Los expertos estiman que el Triceratops tenía una longitud de 7 a 10 metros y una altura de 3,5 a 4 metros. Además, según sus cálculos, el peso de este animal oscilaba entre 5 y 10 toneladas. Una característica muy destacable, a parte de los cuernos faciales, era su cráneo amplio que representaba casi un tercio de la longitud total del animal. Actualmente es considerado el cráneo de mayor tamaño de todos los animales terrestres. Respecto a los cuernos, tenía uno encima de cada ojo y otro en el hocico. Se han llegado a encontrar cuernos que medían un metro de largo. Otra característica importante a destacar es la piel del Triceratops, pues era diferente a la de los otros dinosaurios. Incluso existen estudios que afirman que puedo haber estado cubierto de pelo.

El Patagotitan Mayorum

El dinosaurio más grande era el Patagotitan

Fuente: Wikimedia – Autor: Sphenaphinae

El Patagotitan Mayorum es poco conocido pero su reciente hallazgo tuvo mucha importancia en el mundo de la Paleontología. Este gigantesco cuellilargo fue descubierto en el año 2014 en Argentina y supuso todo un notición, pues es posible que sea el dinosaurio más grande que ha existido jamás. Vivió hace unos 95 a 100 millones de años en una región forestal de la actual Patagonia argentina.

Artículo relacionado:
Dinosaurio más grande

De momento sólo se han hallado restos de un esqueleto de este gigantesco animal, pero los expertos han calculado que podría haber medido unos 37 metros de largo y pesar unas 69 toneladas. Actualmente se sabe que era un dinosaurio herbívoro. Sin embargo, este reciente hallazgo aún deja muchas incógnitas sin resolver.

El Iguanodón

El iguanodon pesaba entre 4 y 5 toneladas

Gracias a la película titulada «Dinosaurio» de Disney, el Iguanodón es uno de los dinosaurios más populares entre los niños. Su nombre significa «diente de iguana» y vivió en la actual Europa a principios del período Cretácico. Sus rasgos más destacados son sus patas delanteras. Además, este herbívoro era capaz de caminar tanto a cuatro como a dos patas. Tenía una longitud de 10 a 12 metros y una altura de 2,70 a 3,50 metros. Su peso oscilaba entre 4 y 5 toneladas.

Artículo relacionado:
Iguanodon

Los paleontólogos especulan que era un animal gregario que podría haber vivido en pequeñas manadas, aunque existen opiniones diversas respecto a este último dato. También hay que destacar que, al parecer, no existía dimorfismo sexual entre machos y hembras de Iguanodón, un rasgo que lo diferencia de los demás dinosaurios herbívoros.

El Anquilosaurio

El anquilosaurio usaba la bola de su cola como maza para defenderse

Finalmente queda por destacar el Anquilosaurio o Ankylosaurus. Este herbívoro vivió a finales de período Cretácico en la actual Norteamérica, donde coexistió junto a otros famosísimos dinosaurios como el Triceratops o el Tiranosaurio. Debido a su caparazón, le pusieron el nombre proveniente del griego «Ankylosaurus», que significa traducido «lagarto acorazado». A parte de la coraza que cubría toda la parte dorsal de su cuerpo, también se caracteriza por una maza que se encuentra al final de su cola. La especie de armadura que cubría al Anquilosaurio era ideal para defenderse mientras que la fuerza con la que podía golpear con la maza de la cola podía ser letal para otros animales.

Artículo relacionado:
Anquilosaurio

A día de hoy no se ha hallado ningún esqueleto completo de este dinosaurio. No obstante, los científicos estiman que medía entre 6 y 9 metros de largo y que su altura rondaba los 1,70 metros. Respecto el peso, se estima que llegaba a las 6 toneladas. A pesar de que sigan existiendo partes de su cuerpo todavía por conocer, sí sabe con certeza que tenía una estructura corporal baja y ancha y que caminaba a cuatro patas.

Existen muchísimas especies de dinosaurios herbívoros más que no hemos nombrado en este artículo, como el Parasaurolophus, el Protoceratops o el Apatosaurus. Cada una de ellas con unas características singulares y destacables que la diferencias de otros animales. Además, es muy probable que a lo largo de los años se sigan encontrando fósiles pertenecientes a dinosaurios todavía no descubiertos o restos de dinosaurios que ya conocemos, pero que pueden abrir camino a nuevas teorías, especulaciones e hipótesis.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*