Juguetes caseros para gatos fáciles y muy divertidos

Los ratones son uno de los juguetes más apreciados por los felinos

A los gatos les encanta jugar ya sea cazando tus pies cuando te acuestas, poniéndose en medio cuando vas a la cocina cargado de platos o persiguiéndose los unos a los otros a las tres de la mañana. ¡Por eso los juguetes caseros para gatos son ideales para mantenerlos entretenidos el resto del día!

En este post te daremos ideas para que gatifiques tu casa con los mejores juguetes caseros para gatos y la conviertas en un lugar entretenido donde tus gatetes no se cansarán de jugar. También te recomendamos que le eches un vistazo a este otro artículo sobre por qué muerden los gatos: razones y maneras de evitarlo, mucho más relacionado con este de lo que parece a primera vista.

Rascadores muy imaginativos

Los rascadores también se pueden reciclar

Los rascadores son uno de los juguetes más apreciados por los gatos, no solo porque les permiten tirarse en plancha y fingir que suben al árbol más alto de la selva, sino también porque se pueden afilar las uñas con mucha comodidad (y dejar tus muebles a salvo).

Los rascadores más clásicos consisten en una estructura de madera en forma de árbol envueltos en cuerda de tergal. Por cierto, puedes reparar muy fácilmente un rascador deshilachado simplemente pegando una cuerda nueva con una pistola de pegamento (puedes encontrarlo todo a la venta en Amazon y además bastante barato).

Aunque los más interesantes son los rascadores más imaginativos. Por ejemplo, hay quien pega moqueta en la base, o incluso quien usa tuberías de PVC para forrarlas con cuerda y darle un toque muy original y divertido para tus gatos.

Para finalizar, puedes poner cepillos (los típicos para limpiarse las uñas, por ejemplo) pegados a los bordes de la puerta o de la pared, a la altura del gatete para que se pueda restregar bien a gusto. ¡Le encantará!

Juguetes pequeños

Un gato con una pelota amarilla

Los juguetes para gatos están pensados para llamar la atención del gatete. Los más pequeños, como estos que os presentamos a continuación, son muy fáciles de hacer, aprovechan un montón de materiales o son muy baratos, con lo que te proporcionaran diversión sin fin.

Reciclaje

Puedes reciclar juguetes antiguos, por ejemplo, y darles una nueva vida si les añades una pluma o los coses al final de un cordel a su vez cosido a una caña de plástico o a un palito de madera. Eso sí, no añadas piezas pequeñas que puedan tragarse fácilmente. También, por ejemplo, puedes rellenar los ratones antiguos que tu gato haya destripado con catnip.

Pompones

Los pompones caseros también son divertidísimos. Solo necesitas lana, tijeras y un aro pequeño, del tamaño de la abertura de una taza de café, por ejemplo. Para hacer el pompón, envuelve con lana los dos extremos del aro (para que quede más bonito puedes combinar lana de distintos colores). Tienes que utilizar bastante lana para que el pompón quede bien regordete. Luego, ata otro cordel de lana en la parte central bien fuerte, para que no se escape. Corta, con unas tijeras, la lana de los dos extremos del aro ¡y listo!

De hecho, los pompones pueden usarse como juguetes de muchas maneras distintas, ya sea atados a una caña, con una pluma, solos, cosidos al rascador, colgando del pomo de una puerta…

Cordones

También puedes hacer cordones caseros, pero con una textura más agradable, con ropa vieja. Solamente tienes que cortarla en tiras finitas y trenzarlas (si es de colores diferentes quedará chulísimo). En una punta de este cordel casero puedes añadir pompones, plumas, ratones…

Un peluche humano reconvertido en juguete

Fieltro

El fieltro da muchísimo de sí, ya que es una tela hecha a partir de lana, con lo que no es tóxico y es bastante grueso. Con este material podemos dar forma a plumas, ratones, pájaros… y atarlo a un cordel para jugar con nuestro gato. Utiliza fieltro de colores diferentes y añádele un cascabel para que el resultado sea todavía más chulo.

Calcetines de bebé

Una manera estupenda de reciclar los calcetines que ya se le hayan quedado pequeños a nuestros hijos es construyendo un juguete felino con ellos. Si tienes distintos pares, queda de lo más cuco. Rellénalos con algún material no tóxico (por ejemplo, ropa vieja) o ponles catnip, cose la parte abierta (o bien cose dos tiras de velcro si quieres reutilizarlo) y listo. ¡Tus gatos se van a volver locos!

Calcetines de adulto

Con los calcetines de adulto (son especialmente recomendables los que sean suaves de lana, de estar por casa) también puedes hacer juguetes caseros para gatos muy chulos. Por ejemplo, vacía una botella de plástico (puedes rellenarla de algo que haga ruido, como un cascabel), envuélvela con un calcetín, corta las puntas y átalas a los lados de la botella, como si fueran un caramelo gigante. El resultado es un juguete ideal para hacer rodar.

Rollos de papel higiénico

Los rollos de papel higiénico también tienen un montón de posibilidades. Por ejemplo, si haces un agujero en un canuto, lo rellenas con dos o tres premios y doblas los lados para que no se escape lo de dentro tendrás un dispensador de premios casero y baratísimo. También puedes rellenarlo con catnip, o colgarlo de una puerta con un cordel. En cualquier caso, son una muy buena opción para que tu gato haga ejercicio físico y mental.

Camas y sofás de diseño

Las cajas pueden reciclarse como cama

Las cajas y los cajones son ideales para construir camas y rascadores. Por ejemplo, podemos construir con una caja de champán vacía o un cajón medio roto un cómodo sofá si además añadimos cojines viejos, una mantita, peluches… Asegúrate de lijarlos para que no se les clave una astilla.

Y si quieres que sea aún más especial, dale una mano de pintura a la madera y personalízala con el nombre del gatete (¡asegúrate de que esté bien seca antes de darle su nueva cama!).

Con una estructura a base de tuberías y una manta de tu agrado también pueden montarse unas camitas adorables y perfectas para el verano, ya que dejan pasar el fresco. Solo tienes que coser la manta envolviendo la tubería.

Igualmente, puedes hacer lo mismo con la parte inferior de una silla. Queda especialmente chulo en sillas clásicas y de estilo rústico.

Esperamos que este artículo sobre juguetes caseros para gatos te haya dado ideas para divertirte con tus gatetes. Dinos, ¿has probado ya a construir alguno de estos juguetes? ¿Les ha gustado a tus gatos o han pasado de todo? ¿Tienes alguna idea que quieras compartir con nosotros?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*